COSTA NOTICIAS

Punta de Lanza: El Mito de Sisifo y La Peste, en los males de Colombia. Por: Senén González Vélez

Antes de llegarnos la pandemia del COVID M19 a Colombia, había escrito algo sobre el Mito de Sísifo, refiriéndome a mi querida ciudad de Cartagena que no escarmienta de sus errores y los sigue repitiendo una y otra vez eligiendo mal.

En aquel me momento me apoyé en la magistral imaginación de Albert Camus, por lo que se me ocurrió hacer un símil en cuanto a la relación político electoral, tal como hoy parece le volverá a ocurrir a la ciudad más bella del país con los candidatos que aspiran al poder local, a los que no les hago excepciones, porque los veo única talla. Lástima que Juan Carlos Gossain lo enredaron, pero ese si era muy capaz. Maneja y conoce la hacienda pública.

Haciendo un atrevido parangón, cuenta Albert Camus, que a un hombre se le ocurrió subir a pulso y fuerza, una inmensa piedra a una cima de una montaña, y después de haberlo logrado la deja que se caiga por su propio peso, y la contempla viéndola rodar a su punto de donde partió. Y esto lo hace una y otra vez.

Cuenta la mitología griega, que se trataba de un hombre inteligente, y que además era un astuto navegante que se conocía el mar, y sus peligros y los sorteaba con pasmosa habilidad. Pero aquellas habilidades que, en tiempos de Homero eran consideradas como virtudes casi que sagradas, porque ese lobo de mar, era único, por lo que era considerado como el promotor del comercio y de la navegación, terminó en desgracia cometiendo el pecado de la avaricia, y esta lo condujo a la práctica de los asaltos en altamar a cuanto viajero y navegantes, elegían el destino marítimo para sus operaciones de comercio o placer.

Todos los asaltos los hacía Sísifo mediante las “pescas milagrosas”, término muy conocido en nuestro país, estrategia que se utilizaba para robarles las riquezas y haberes a navegantes y pasajeros en nuestro país se hace por los tres medios: Tierra, agua y hasta por el aire. De esa manera Sísifo, se convirtió en un rico. El castigo que él mismo, se impone, para llorar y pagar su pena, fue subir una inmensa piedra a la cima de una montaña varias veces superior a su peso corporal, para dejarla caer por su propio peso y ver el desarrollo de su velocidad.

Esto tiene muchas enseñanzas y por lo tanto varias lecturas, que alguna de estas aplicaré al caso colombiano especialmente en la forma de elegir a sus gobernantes.

La luz imaginaria de Camus, nos estaría insinuando que Colombia podría sufrir el efecto de Sisifo, porque la corrupción llegó a tal punto que si una buena parte más uno, subieron el comunismo a la cima del poder, solo faltaría que la fuerza fuera tan solidaria, y por lo mismo bestial, que si dejáramos que el mismo peso la regresara a su punto de donde partió, o por lo menos darle un empujoncito entre todos para que caiga, sería maravilloso. Estamos en mora de hacerlo. Y eso le puede estar comenzando a ocurrir al gobierno de Petro. Antes de semana Santa, serán seis ministros renunciados. Buena jugada de Alejandro Gaviria, se la desquitó, porque lo había dicho en tiempos de campaña, que Petro no tenía sindéresis mental y menos coherencia y menos capacidad organizativa. Acertó. Sabe jugar al póker como buen santista.

Retomando el tema, lo asombroso para mí, es que el escritor francés tiene otro interesante libro escrito en novela, que le viene como anillo al dedo a mi nación querida, y que titula: La peste. Colombia, sufre moralmente del virus llamado Yersinia, a la que se le ha llamado peste bubónica. Y… ¿Saben que la produce?   No me lo van a creer, y… es lo que tanto abunda en Colombia: Las Ratas. Albert Camus, pese a que el trasfondo de esta, lo inspiran los estragos de la segunda Guerra mundial, en el fondo tiene una dura y real enseñanza que se remite a que las peores epidemias, no solo están en los virus biológicos, sino en la decadencia de los principios y valores que quiebran en dos el sentido de la Moralidad. Invito a los dirigentes de la política sana del país, a los militares y policiales de bien, que si los hay, a los periodistas y comunicadores independientes para que trabajen unidos por salvar la dignidad de esta patria y su democracia. Repito, los invito para que tengan como referencia a Sisifo y La Peste, de Albert Camus, para tratar de encontrar el mejor sistema para acabar con las ratas humanas que se comen, roen, los presupuestos SOCIALES del país haciendo que la pobreza se incremente a la par del hambre. Sí, porque Las Ratas, se lo llevan todo. Y de otra parte, aprender de Sisifo, que así como fue capaz de subir la inmensa piedra varias veces superior a su peso corporal, también las dejó caer en igual suma, de ahí para calificar que la avaricia mata tanto como el virus bubónico de las ratas de dos y de cuatro patas.

Toronto Canadá.

senengonzalezvelez@hotmail.com

Comparte esta entrada:

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore